Cuidados frente al Sol y Cloro

Cuidados frente al Sol y Cloro

A las semanas de confinamiento vividas desde el mes de marzo, ahora debemos sumar otros protagonistas de la época estival que influyen directamente en la vista de las personas: el sol y el cloro.

Las largas horas que invertimos durante estos días al sol o zambulléndonos en las piscinas pueden provocar la aparición de problemas en la vista. Por ejemplo, la queratitis actínica es una enfermedad muy usual en esta estación debido a una exposición prolongada y sin protección al sol, provocando dolor de ojos, enrojecimiento, lagrimeo e intolerancia a la luz (fotofobia). Los efectos se olvidan en unos días.

También en ocasiones aparecen problemas en la retina, en el área macular y en el cristalino, acelerando por ejemplo el proceso de formación de cataratas. Evidentemente, en este caso hablamos de personas con cierta edad y propensión a padecer este tipo de problemas oculares.

La conocida conjuntivitis tiene protagonismo durante estos meses debido a la estancia continua en las piscinas. Por pasar más de 30 o 40 minutos en la piscina, buceando o nadando y abriendo los ojos, es posible que aparezca una conjuntivitis irritativa. De ahí la importancia de emplear gafas de nadar para evitar los efectos del cloro y sus infecciones, así como lavarse con agua dulce (ducha) los ojos después del baño.

El aire acondicionado es otro elemento con el que es necesario tener cuidado debido a la sequedad que genera en los ojos. Emplear lágrimas artificiales es un perfecto remedio para evitarlo.

Como vemos, el verano es una época en la que hay que prestar especial atención al cuidado de la vista. Siguiendo los consejos que hemos visto podremos disfrutar como merece sin ningún tipo de riesgo.

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
captcha Recarga captcha
* Campos obligatorios
Privacidad y protección de datos